Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Civil y Agraria nº de 9 de Noviembre de 2006 - Jurisprudencia - VLEX 552617550

Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Civil y Agraria nº de 9 de Noviembre de 2006

EmisorSALA DE CASACIÓN CIVIL Y AGRARIA
PonenteCÉSAR JULIO VALENCIA COPETE
Sentido del falloNO CASA
Tribunal de OrigenTribunal Superior Sala Familia de Bogotá
Número de sentencia00684 - 01
Número de expediente00684 - 01
Tipo de procesoRECURSO DE CASACIÓN
MateriaDerecho Civil
NÚMERO 6


CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SALA DE CASACIÓN CIVIL


Magistrado Ponente

CÉSAR JULIO VALENCIA COPETE



Bogotá D.C., nueve (9) de noviembre de dos mil seis (2006)


Expediente No. 00684 - 01



Decide la Corte el recurso de casación interpuesto por los demandantes EDNA MARÍA SOTO DE BALAGUERA, GILBERTO ALFONSO, EDNA JOSEFINA, YOLANDA, LUIS FERNANDO, PATRICIA, ROSA MARGARITA DE LA CONCEPCIÓN, RICARDO y CARLOS ENRIQUE BALAGUERA SOTO, cónyuge y herederos de LUIS FERNANDO BALAGUERA MELÉNDEZ, a su turno, cesionario del 50% de los derechos hereditarios de MARIELA NAVAS DE CASTILLO o DALLOS DE CASTILLO en la sucesión del padre de ésta ABELARDO DE JESÚS DALLOS CÓRDOBA, contra la sentencia de 13 de agosto de 2002, pronunciada por la Sala de Familia del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, dentro del proceso por ellos instaurado frente a ALBERTO FRANCISCO OSORIO ARRIETA, LUIS ALBERTO y JORGE HUMBERTO GIOVANNETTI MENDOZA, herederos determinados de CILIA MERCEDES MENDOZA DE GIOVANNETTI, los herederos indeterminados de ésta; GLORIA NAIR, MYRIAM INÉS, LUIS ALBERTO, JORGE ENRIQUE, JUAN CRISÓSTOMO, DILlA ZORAIDA y MELBA LUCERO DALLOS BOADA; ANA ALlX, ELlSA MARGARITA, ELCIDA LEONOR, GUILLERMO ALFREDO y CÉSAR HERMES PEREA DALLOS, en nombre propio y como herederos determinados de MARÍA ANGELlNA PEREA DALLOS, los herederos indeterminados de ésta, y BLANCA IMELDA PEÑA DE ÁLVAREZ o DALLOS DE ÁLVAREZ, todos adjudicatarios en la sucesión intestada del citado causante.


l. ANTECEDENTES


1. Los referidos actores iniciaron proceso ordinario frente a los demandados señalados, para que se hicieran las siguientes declaraciones:


Pretensiones Principales:


Declarar la nulidad absoluta de la partición efectuada en la sucesión intestada de Abelardo de Jesús Dallos Córdoba, aprobada por el Juzgado Catorce Civil del Circuito de Bogotá mediante sentencia de 13 de marzo de 1985, confirmada por el Tribunal Superior de Bogotá en fallo de 14 de marzo de 1986, que no fue casado por la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia, según providencia de 15 de febrero de 1990.


Asimismo, comunicar lo decidido al Registrador de Instrumentos Públicos respecto de los bienes de la sucesión; condenar a los demandados a restituir los bienes adjudicados y entregados, junto con los frutos civiles y naturales que hayan podido producir desde su recibo hasta el momento de la restitución; y ordenar rehacer la partición, teniendo como asignatarios y adjudicatarios a Blanca Imelda Peña de Álvarez o Dallos de Álvarez, Mariela Navas de Castillo o Dallos de Castillo y Socorro Jaimes de Dallos, o quien represente sus derechos, las primeras en calidad de hijas naturales y la última como cónyuge, conforme al artículo 23 de la ley 45 de 1936.


Primeras Pretensiones Subsidiarias:


Declarar que en la mentada partición se incurrió en error grave al tener como adjudicatarios a Gloria Nair, Myriam Inés, Luis Alberto, Jorge Enrique, Juan Crisóstomo, Dilia Zoraida y Melba Lucero Dallos Boada; María Angelina, Elisa Margarita, Guillermo Alfredo, Ana Alix, Elcida Leonor y César Hermes Perea Dallos, en representación de Segundo Juan Crisóstomo y Ana Rosa del Carmen Dallos Córdoba, padres premuertos de los primeros, en su calidad de hermanos del causante.


Asimismo, comunicar lo decidido al Registrador de Instrumentos Públicos respecto de los bienes relictos; condenar a los demandados a restituir a la sucesión los bienes adjudicados y entregados, junto con los frutos civiles y naturales que hayan podido producir desde su recibo hasta el momento de la restitución; y ordenar rehacer la partición, teniendo como asignatarios y adjudicatarios a Blanca Imelda Peña de Álvarez o Dallos de Álvarez, Mariela Navas de Castillo o Dallos de Castillo y Socorro Jaimes de Dallos, o quien represente sus derechos, las primeras en calidad de hijas naturales y la última como cónyuge, conforme al artículo 23 de la ley 45 de 1936.


Segundas Pretensiones Subsidiarias:


Declarar rescindida la partición; comunicar lo decidido al Registrador de Instrumentos Públicos respecto de los bienes relictos; ordenar a los demandados cancelar a los herederos de Luis Fernando Balaguera Meléndez, cesionario de Mariela Navas de Castillo o Dallos de Castillo, la suma que resultare probada como justo valor de la cuota que les corresponde en la sucesión intestada de Abelardo de Jesús Dallos Córdoba; ordenar a los demandados cancelar el valor de los frutos civiles y naturales, así como el de la justa cuota con la indexación producida desde la presentación de la demanda hasta la fecha de restitución; ordenar la devolución de los bienes adjudicados y entregados a los demandados; y rehacer la partición y cancelar a los demandantes su cuota en la sucesión.


2. Para sustentar las súplicas invocaron los hechos que se compendian seguidamente.


a. Por auto de 19 de agosto de 1971 dictado por el Juzgado Catorce Civil del Circuito de Bogotá se declaró abierto el proceso de sucesión intestada de Abelardo de Jesús Dallos Córdoba y se reconoció como interesados a César Hermes, María Angelina, Guillermo Alfredo, Ana Alix y Elcida Leonor Perea Dallos, Gloria Nair, Myriam Inés, Luis Alberto, Jorge Enrique y Juan Crisóstomo Dallos Boada, sobrinos del causante. Del mismo modo, en las providencias de 9 de noviembre de 1971 y 21 de febrero de 1972 fue reconocida Socorro Jaimes de Dallos como cónyuge sobreviviente, quien optó por porción conyugal, al igual que Víctor Julio y Efraín de Jesús Dallos Córdoba, en calidad de herederos, como hermanos del difunto, sin perjuicio de terceros.


b. Mediante auto de 9 de febrero de 1977 se corrió traslado a los herederos putativos o reconocidos hasta entonces del incidente con el que Blanca Imelda Peña de Álvarez pretendía ser considerada como heredera de mejor derecho, a términos del artículo 590, numeral 4°, del Código de Procedimiento Civil, el cual, al pasar en silencio, llevó a que el 31 de marzo siguiente fuera tenida como tal, en calidad de hija natural.


c. Pese a que Víctor Julio y Efraín de Jesús Dallos Córdoba habían sido desplazados y excluidos, Mariela formuló petición en el mismo sentido, así como para el reintegro de los bienes, cuestión que era innecesaria, en tanto que los herederos putativos ya estaban fuera del proceso.


d. Los mentados Perea Dallos y Dallos Boada solicitaron que fuera refrendado su reconocimiento como herederos Ab intestato, por derecho de representación de sus padres premuertos Ana Rosa del Carmen y Segundo Juan Crisóstomo Dallos Córdoba, hermanos del causante, como ocurrió con el auto de 28 de junio de 1978, que después de haber sido revocado por el mismo despacho el 29 de agosto siguiente, continuó en vigencia por disposición del Tribunal respectivo, que el 28 de febrero de 1979, al desatar un recurso de apelación, ordenó tenerlos como herederos, sin que la parte resolutiva de su proveído hubiese remitido a la considerativa del mismo.


e. Aunque sólo en la sentencia se deben relatar los hechos en orden a establecer los derechos de las partes, el Tribunal, en la parte motiva de su decisión, hizo varias consideraciones sobre temas que no podía definir, pues el objeto del recurso era otro, en estos términos:


“… tienen derecho a recoger el patrimonio herencial del causante ABELARDO DALLOS CÓRDOBA:”


... su cónyuge sobreviviente Socorro Jaimes V. de Dallos, en la parte legal que le asigne la ley. Este derecho no fue afectado por la presencia de las hijas naturales reconocidas.”


... su hija natural Blanca Imelda Peña o Dallos Peña, que excluye a todos colaterales, hermanos y sobrinos del citado Abelardo Dallos Córdoba, por cuanto al proceso en que se le declaró su carácter de hija natural del De cujus, fueron formalmente notificados en forma oportuna de la respectiva demanda, y por tanto la sentencia los perjudica.”


... su hija natural Mariela Navas o Dallos Navas, pero limitado su derecho herencial, puesto que el fallo proferido en la causa que ella promovió de filiación natural, solamente afectó a los colaterales Víctor y Efraín Dallos Córdoba, quienes quedaron excluidos de cualquier pretensión.”


... los sobrinos Perea Dallos y Dallos Boada, no afectados por el fallo a favor de Mariela Navas o Dallos Navas, pero limitado el derecho de éstos a la mitad de lo que le corresponda a la mencionada Mariela Navas o Dallos Navas.”


“… en síntesis: Mariela Navas o Dallos Navas debe compartir su derecho con los sobrinos de su padre Abelardo Dallos Córdoba, dada la situación excepcional indicada por el art. 10 de la ley 75 de 1968, como antes quedó expuesto.”


f. La parte motiva de un auto no ata al juez, el partidor o las partes, salvo que en lo resolutivo se disponga otra cosa; igualmente, los autos ilegales, aun ejecutoriados, no vinculan al juez, las partes o los auxiliares de la justicia.


g. Para la época de tal recurso los Perea Dallos y Dallos Boada carecían de vocación hereditaria, pues fueron desplazados definitivamente de la sucesión de su tío Abelardo de Jesús, y el derecho que les asistía como herederos putativos quedó al margen del proceso con el simple reconocimiento que, por medio de incidente y con su silencio, tramitó una heredera de mejor derecho - Blanca Imelda Peña de Álvarez -.


h. El acápite expositivo del citado auto de 28 de febrero de 1979 es contradictorio, como quiera que dice que Blanca Imelda Peña de Álvarez o Dallos de Álvarez excluye a los colaterales, hermanos y sobrinos del causante, pero después alude al derecho de estos últimos, que se derivaba del vínculo de parentesco con el difunto, en representación de sus padres, hermanos de aquél, en virtud de la vocación que confiere el cuarto orden hereditario; además, el Tribunal olvidó la existencia de un heredero tipo o principal en el tercer orden hereditario, sin que pueda pasarse de uno a otro cuando el anterior no está vacante; por último, dijo también que Mariela...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR