AUTO de Corte Suprema de Justicia - SALA DE CASACIÓN CIVIL nº 17380-31-03-002-2014-00197-01 del 10-07-2019 - Jurisprudencia - VLEX 842303695

AUTO de Corte Suprema de Justicia - SALA DE CASACIÓN CIVIL nº 17380-31-03-002-2014-00197-01 del 10-07-2019

EmisorSALA DE CASACIÓN CIVIL
PonenteAROLDO WILSON QUIROZ MONSALVO
Sentido del falloINADMITE DEMANDA Y DECLARA DESIERTO EL RECURSO DE CASACION
Número de expediente17380-31-03-002-2014-00197-01
Tribunal de OrigenTribunal Superior Sala Civil - Familia de Manizales
Tipo de procesoRECURSO DE CASACIÓN
Número de sentenciaAC2713-2019

AROLDO WILSON QUIROZ MONSALVO

Magistrado ponente

AC2713-2019

Radicación n° 17380-31-03-002-2014-00197-01

(Aprobado en sesión de treinta de abril de dos mil diecinueve)

Bogotá, D.C., diez (10) de julio de dos mil diecinueve (2019).

Decídese sobre la admisión de los escritos que sustentan los recursos de casación interpuestos por las demandantes frente a la sentencia de 5 de julio de 2018, proferida por la Sala Civil - Familia del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Manizales, en el juicio verbal que promovieron Martha Cecilia y Socorro de la Cruz Duque Ortiz contra Celina Giraldo Zuluaga de Duque, Ramón Mauricio Duque Giraldo y los herederos indeterminados de Baltazar Duque Ramírez, al que se acumuló la acción incoada por Martha Soley Duque de Londoño contra tales convocados, trámite al cual fueron vinculados como litisconsortes del extremo accionado, en condición de herederos determinados del citado causante, Jhon Alberto, Carlos Humberto, Norma Gladys, Campo Evelio y Yolanda Salazar Duque, por representación de Carmita Duque de Salazar; Claudia Marcela, Luz Mary, Nelson Guillermo y Silvio Arcesio Quiceno Duque, por representación de Berta Livia Duque Ramírez; William Albeiro y Wilson Antonio Duque Ospina, por representación de Carlos Arturo Duque Ramírez; José Edgar Duque Arias, por representación de Francisco Antonio Duque Ramírez; Graciela Duque de Burbano, Ramón José Duque Ramírez, Arley de Jesús, Óscar José, Luz Marina, Orfilia, Dora Inés, Leonardo, Hugo Alberto, Rubén Darío y Sonia Lucía Duque Ortiz.

ANTECEDENTES

1. Las accionantes iniciales pidieron la nulidad absoluta de la liquidación de la sociedad conyugal que de mutuo acuerdo realizaron Baltazar Duque Ramírez y Celina Giraldo Zuluaga de Duque, a través de la escritura pública 1019 otorgada el 29 de mayo de 2013 en la Notaría Única de La Dorada (Caldas); así como de la renuncia a gananciales que en dicho acto él plasmó a favor de su esposa.

Por consecuencia, solicitaron se condene a Celina Giraldo Zuluaga de Duque a restituir a la sucesión ilíquida de Baltazar Duque Ramírez los inmuebles que le fueron adjudicados, con los frutos civiles que hubieren producido, ordenar la cancelación de la inscripción del acto impugnado y de los que con posterioridad hayan sido sentados en los folios de matrícula de dichos bienes.

2. Como soporte fáctico de esas súplicas anotaron las reclamantes, en resumen, lo siguiente:

2.1. Baltazar Duque Ramírez y Celina Giraldo Zuluaga de Duque contrajeron matrimonio católico el 22 de octubre de 1959, no tuvieron descendencia y posteriormente, el 29 de mayo de 2013, a través de la escritura pública 1019 otorgada en la Notaría Única de La Dorada, de mutuo acuerdo disolvieron y liquidaron su sociedad conyugal, previa renuncia a gananciales manifestada por él, a través de quien fungió como su apoderado en dicho acto, Ramón Mauricio Duque Giraldo.

2.2. Agregaron que en este instrumento se dejó constancia de la inexistencia de pasivo social, denotándose cómo el propósito de Baltazar no fue librarse de las deudas de la sociedad ni de la administración ruinosa o desafortunada de los bienes sociales -únicos motivos que posibilitan la renuncia a gananciales-, sino transferirlos gratuitamente a su consorte antes de su fallecimiento, ocurrido el 13 de agosto de 2013, todo en perjuicio de sus hermanos Bernardo, Ramón José, Carmita, Bertha Libia, Jaime, Francisco, Graciela y Carlos Antonio Duque Ramírez, de quienes las demandantes son descendientes inmediatas.

2.3. Además, la aludida liquidación no observó el artículo 1º del decreto 902 de 1988 modificado por el 1729 de 1989, que exige actuar a través de un profesional del derecho, en razón a que Ramón Mauricio Duque Giraldo no acreditó tal condición.

3. Una vez vinculados al trámite, Celina Giraldo Zuluaga de Duque y Ramón Mauricio Duque Giraldo propusieron las excepciones de mérito de «falta de legitimación en la causa en el aspecto activo» e «inexistencia de las causales de nulidad invocada».

El curador ad-litem designado a los herederos indeterminados de Baltazar Duque Ramírez manifestó estarse a lo que se pruebe en el litigio.

4. En tal etapa del rito el a-quo, aplicando la figura de la acumulación de «procesos», decretó el acopio del libelo radicado contra los mismos demandados por Martha Soley Duque de Londoño, en el cual esta incoó idénticas pretensiones a las iniciales, más la de solicitar se declare que «para el 23 de mayo de 2013, fecha en que el señor Baltazar Duque Ramírez firmo (sic) y otorgo (sic) el llamado poder especial amplio y suficiente, se encontraba en incapacidad para celebrar los actos de disposición y/o negocios jurídicos contenidos en dicho poder, debido a su grave estado de salud física y mental, estructurándose un vicio del consentimiento».

Todas las súplicas acumuladas se basaron, además de los supuestos fácticos plasmados en el pliego inicial, en síntesis, en que:

4.1. El mandato otorgado por Baltazar Duque Ramírez a Ramón Mauricio Duque Giraldo fue especial, amplio y suficiente, toda vez que le confirió facultades para firmar escrituras de corrección o aclaración de títulos, actualización de nomenclaturas, cancelación de afectaciones a vivienda familiar, condiciones resolutorias, patrimonios de familia e hipotecas; lo cual vició «el poder» por requerir de escritura pública, habida cuenta de su carácter general, exigencia que al ser incumplida lo tornó insuficiente.

4.2. La salud del mandante empezó a deteriorarse el 25 de mayo de 2009, al punto de restarle capacidad de discernimiento para realizar labores cotidianas; en el mes de febrero de 2013 le fue diagnosticada anemia severa, diabetes mellitus y hemorragias digestivas; y en sus últimos meses de vida el deterioro se evidenció porque no reconocía a sus familiares según dan cuenta sus sobrinos.

Esto demuestra la incapacidad total que vició de nulidad absoluta la disolución y liquidación de la sociedad conyugal así como la renuncia a gananciales exteriorizada por Baltazar Duque Ramírez, máxime si omitió la autorización judicial para disponer de sus bienes, de donde careció «de uno de los requisitos que la ley prescribe para el valor de los actos jurídicos atacados».

4.3. También se configura un vicio del consentimiento porque los demandados aprovecharon «las condiciones de inferioridad» de Baltazar Duque Ramírez, «rayando […] en lo punible», al punto que no asistió directamente a la Notaría Única de La Dorada y el poder para ser representado lo otorgó en su lecho de enfermo.

4.4. De otro lado, a pesar de la inexistencia de pasivo social manifestada en la liquidación, en el proceso sucesorio de Baltazar Duque Ramírez su cónyuge supérstite relacionó deudas de la sociedad conyugal, previas al mes de mayo de 2013, lo cual revela que ambos faltaron a la verdad.

4.5. Por último, en la relación de bienes objeto de la renuncia a gananciales no fue incluido el crédito hipotecario constituido por Marcela del Rocío Bedoya Clavijo a favor de Celina Giraldo Zuluaga de Duque, lo cual igualmente da lugar a la nulidad pedida, aunque a la postre la acreedora cediera tal derecho a su sobrino Ramón Mauricio Duque G.

5. Una vez admitida la demanda acumulada, Celina Giraldo Zuluaga de Duque y Ramón Mauricio Duque Giraldo reiteraron las defensas perentorias que propusieron frente a la demanda inicial y agregaron la de «falta de legitimación en el aspecto activo»; el curador ad-litem de los herederos indeterminados de Baltazar de nuevo manifestó estarse a lo que se pruebe; y guardaron silencio los restantes herederos determinados del causante, citados como litisconsortes de los convocados.

6. Agotadas las fases del proceso, el 22 de marzo de 2018 el Juzgado Segundo Civil del Circuito de La Dorada dictó sentencia en la que declaró próspera la excepción de inexistencia de las causales de nulidad invocada y negó las pretensiones de ambos libelos.

7. Apelada tal decisión por todas las demandantes, el Tribunal la confirmó el 5 de julio de 2018, salvo la condena en costas impuesta ...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR