La banca central - Teoría monetaria y bancaria - Libros y Revistas - VLEX 800479665

La banca central

AutorEdwin Tarapuez Chamorro - Carlos Alberto Rivera Bermúdez - Omar Alberto Donneys Beltrán
Páginas227-269
CAPÍTULO 6
LA BANCA CENTRAL
El banco saca benecios del interés sobre toda
la moneda que crea desde la nada.
William Paterson,
Fundador del Banco de Inglaterra,
el primer banco central del mundo
Objetivos
Analizar y comprender la evolución de la banca central en Colombia y su
papel en el desarrollo de la economía nacional.
Identicar las funciones de la banca central y la autoridad monetaria.
Comprender los procesos de creación primaria y secundaria de dinero.
Competencias
Analiza y comprende, en forma detallada, los principales acontecimientos
sucedidos alrededor de la banca central en Colombia.
Identica, en forma oportuna y precisa, las funciones de la banca central
en Colombia.
Comprende, en forma puntual, los procesos de creación primaria y
secundaria de dinero.
Diferencia, en forma clara y precisa, diversos conceptos relacionados con
la creación de dinero.
TEORÍA MONETARIA Y BANCARIA
228
6.1 Antecedentes
Los gobiernos siempre han considerado la forma más óptima de conseguir
recursos para nanciar sus actividades y el desarrollo de sus funciones. Desde
siempre los Estados han excedido sus gastos en relación con los ingresos obtenidos
vía tributos, en especial cuando se pretende nanciar erogaciones, como las de
tipo militar. Esto ha conllevado que los gobiernos utilicen la banca central como
una fuente para la obtención de ingresos.
Los gobiernos entonces consideraron que se podría usufructuar las medidas que
tomaran en torno a las autorizaciones a los bancos para concederles privilegios de
dos maneras, a saber:
Reconociendo la diferencia entre el valor aceptado del dinero y su valor
como mercancía.
Induciendo a los bancos, a los que se les otorgaba algún benecio, a
concederle préstamos al Gobierno con tasas de interés más bajas a las que
se ofrecía el crédito en el sistema nanciero.
El primer evento se da considerando el costo de producción del dinero que
regularmente es inferior al valor que es aceptado en forma monetaria o numérica,
motivo por el cual los Gobiernos siempre han considerado la necesidad de
mantener el monopolio de la emisión de dinero y con ello captar el “señoreaje, es
decir, el ingreso que perciben como resultado de su poder para imprimir moneda.
Este efecto se logra siempre y cuando el dinero se convierta de curso legal, de
forzosa aceptación o de curso forzoso1, o sea, cuando el Gobierno exige que el
dinero emitido por él sea utilizado de manera obligatoria por las personas,
instituciones y empresas en todas sus transacciones.
6.2 Primeros bancos centrales
Históricamente se considera que el primer banco en recibir autorización legal
para emitir billetes fue el Banco de Inglaterra en 1694, cuando se le otorgó la
autorización legal de emitir y poner en circulación permisos legales. Solo hasta
1697 recibió la facultad exclusiva de emisión por parte del Gobierno.
En Escocia, el banco del mismo nombre tuvo reconocimiento monopolístico
hacia 1695, pero a partir de 1716 se dio una política bancaria de laissez faire, en
el que las autoridades escocesas prescribieron las protecciones legales que tenía
1 En Colombia, con la creación del Banco Nacional en el año de 1881, los bancos privados fueron
obligados a aceptar los billetes emitidos por este a su valor nominal, dando así comienzo a la
denominada era del curso forzoso (Véase Sánchez, 2007, p. 332).
CAPÍTULO 6: LA BANCA CENTRAL 229
el Banco de Escocia frente a la banca privada. En este período los bancos tenían
plena libertad de manejar sucursales y emitir billetes sin restricciones.
En los Estados Unidos de Norteamérica el desarrollo de la banca central se dio
con mucho más recelo que en Inglaterra, ya que la mayoría de los fundadores de
este país no se encontraban plenamente de acuerdo con el establecimiento de un
banco con estas características. Por este motivo la banca fue regulada en forma
descentralizada, y cada Estado desarrollaba y aplicaba las políticas monetarias que
consideraba adecuadas para su funcionamiento.
Como consecuencia de esto, solo hasta 1791 el congreso autorizó la constitución
de un banco central, conocido como el Banco de los Estados Unidos. Este primer
banco tendría una vigencia de veinte años, su ocina principal se estableció en
Filadela y tuvo sucursales en las principales ciudades del país. Debido al gran
número de sucursales, el banco estaba en condiciones de otorgar préstamos y
transferir recursos desde y hacia varias partes del país.
La historia de este banco termina en 1811 cuando no se le renueva el permiso para
su funcionamiento. Este hecho, aunado a la guerra y al desorden generado por
la proliferación de la banca local no regulada, hizo que en 1816 se estableciera el
segundo Banco de Los Estados Unidos, que cumplía funciones de banca central;
suministraba servicios bancarios a la economía y al sistema bancario establecido,
y a la vez regulaba los bancos estatales controlando la cantidad de crédito que
generaban. En 1936, año en el cual niquitó el permiso, el banco central de
Estados Unidos cerró sus puertas.
6.3 La banca central en Colombia
En el primer capítulo, referente al dinero, se habla sobre los aspectos generales del
origen del peso como primera unidad monetaria local.
En la época de la República se pueden considerar medidas políticas en el sector
monetario, entre las cuales sobresale principalmente (Consuegra, 2001, p. 152-154)
la emanada del Congreso Constituyente de Cúcuta, que ordenó el acuñamiento de
una moneda de platino de 1, 2 y 4 pesos fuertes, con un valor igual a los 4 fuertes
a una onza de platino puricado, y estableció que el valor de las monedas de oro
y plata que se acuñasen tendrían el mismo valor a las monedas españolas de los
mismos metales. De igual manera sucedería con las pastas de oro y plata.
Como quiera que ninguna de las leyes sobre monedas expedidas desde 1821 tuvo
ecaz y práctico cumplimiento, es decir, ninguna regularizó en buena o mala
forma el sistema monetario internacional, en 1846 se acogió como una unidad
monetaria el real de plata y monedas de cobre por valores de décimos o medios
décimos de real. Todas las monedas, tanto de oro como de plata, quedaron
uniformemente con ley de 0.900.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR