Derecho Tributario - Núm. 3, Abril 2021 - Industria Legal - Libros y Revistas - VLEX 866296275

Derecho Tributario

AutorLuis Felipe Noreña
Páginas40-41
Industria Legal
lnorena@goh.law
Luis Felipe Noreña
Bogotá - Medellín
www.goh.law
Los Convenios para Evitar la Doble
Imposición (“CDI”) establecen alivios que
pueden hacer que la tarifa del impuesto a los
dividendos disminuya, incluso a cero.
En la práctica, en Colombia, los alivios de
los CDI han tenido un efecto automático, por
lo cual la sociedad que distribuye los
dividendos puede (i) abstenerse de practicar
la retención, en caso de que, bajo el CDI, la
tarifa sea de 0 %, o (ii) aplicar una tarifa
inferior, según cada caso. Esto obedece a
que los CDI prevalecen sobre la legislación
nacional y limitan la potestad tributaria del
Estado Colombiano.
Sólo en casos excepcionales el
procedimiento ha sido distinto. Por ejemplo,
cuando los dividendos provienen de
utilidades exentas, el CDI con España
permite reducir la retención aplicable, sujeto
a la reinversión de los recursos al menos por
tres años. Para el efecto, el Gobierno
Nacional estableció un procedimiento que, en
la práctica, obliga a la sociedad a practicar la
retención sobre los dividendos; pero, una vez
cumplido el término de reinversión, el
accionista puede solicitar la devolución del
impuesto.
Sin embargo, recientemente, la DIAN ha
distorsionado la aplicación de las reglas
expuestas. Con ocasión de la expedición del
Decreto 1457 de 2020, la DIAN entiende que
las sociedades deben practicar retención en
la fuente sobre los dividendos a la tarifa plena
y posteriormente el accionista debe solicitar
la devolución ante la DIAN (Concepto 906196
de 2020, ratificado en el concepto 992293 de
2021).
Esta posición resulta criticable desde
varias perspectivas. En primer lugar, la DIAN
no interpreta correctamente el Decreto 1457.
Esta norma está llamada a regular casos en
los que, por ejemplo, el agente de retención,
por error, practica una retención superior a la
tarifa del CDI. El Decreto en ningún momento
obliga a practicar una tarifa superior a la
determinada en el CDI.
La DIAN también está generalizando, sin
fundamento, el procedimiento que había
previsto la ley para casos excepcionales, como
sucedía cuando el accionista debía reinvertir
sus utilidades para obtener los alivios del CDI.
Finalmente, la actuación de la DIAN
desconoce el efecto prevalente de los CDI, con
el agravante de que ni siquiera existe, en la
legislación interna, una norma que avale el
procedimiento descrito. Pero, sobre todo, la
DIAN pone a los accionistas en una difícil
situación. Éstos tendrán que iniciar trámites de
devolución que, además de engorrosos, en la
práctica podrían hacer que los beneficios de los
CDI sean simplemente teóricos.
DERECHO
TRIBUTARIO
La DIAN distorsiona las reglas de los
CDI frente a los dividendos

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR