Informe de foros de negociación acuerdos comerciales de 2009 senado - 25 de Mayo de 2010 - Gaceta del Congreso - Iniciativas legislativas - VLEX 451380002

Informe de foros de negociación acuerdos comerciales de 2009 senado

 
EXTRACTO GRATUITO

INFORME DE FOROS DE NEGOCIACIÓN, ACUERDOS COMERCIALES DE 2009 SENADO. INFORME FOROS DE NEGOCIACIÓN, ACUERDO COMERCIAL ENTRE LA UNIÓN EUROPEA Y COLOMBIA ¿FEDEGÁN¿

Bogotá, D. C., 19 de mayo de 2010

FEP- PE ¿ 0045

Honorable Senador

JAVIER CÁCERES LEAL

Presidente del Senado de la República

Honorable Representante

EDGAR GÓMEZ ROMÁN

Presidente de la Cámara de Representantes

Ciudad

Honorables Senadores y Representantes:

Como es de su conocimiento, Fedegán, gremio cúpula de la ganadería colombiana, ha venido expresando en distintos foros su preocupación frente a los resultados alcanzados por el equipo de gobierno en el reciente cierre de la negociación de un Acuerdo Comercial entre la Unión Europea y Colombia, el cual dejó en extrema vulnerabilidad a nuestro sector lácteo, especialmente a más de 400.000 pequeños productores de menos de 50 animales y a sus familias.

El gremio ganadero, sin embargo, reconoce la labor del presidente de la República y agradece su gestión, no solo ante la contraparte, para tratar de introducir extemporáneamente elementos de balance en la negociación ya concluida, y para obtener recursos de cooperación que le permitan al sector mejorar su competitividad, sino también a través de medidas gubernamentales que faciliten la reconversión del sector y disminuyan el impacto de la apertura del mercado colombiano de lácteos a una potencia lechera de la significación de la Unión Europea.

Por lo tanto, honorables congresistas, el sentido de esta comunicación y de sus documentos anexos, es brindarles un ¿estado del arte¿, es decir, una ¿instantánea¿ del sector lácteo a la fecha y una reseña de las medidas recientes del Gobierno que se derivaron de la gestión directa del Presidente, con el ánimo de que el congreso colombiano tenga la oportunidad de evaluar su capacidad de impacto en el tiempo, de suerte que, cuando el proyecto de ley ratificatorio del tratado realice tránsito legislativo, que suponemos sea el 20 de julio de 2011, nuestros legisladores tengan a mano los elementos de juicio para establecer si, realmente, estas medidas se han implementado y se muestran útiles para evitar que el choque externo de la producción europea en nuestro mercado interno afecte en materia grave a cientos de miles de pequeños productores, con las consecuencias esperadas de mayor pobreza, desplazamiento e inseguridad en las diferentes regiones del país.

En términos coloquiales, para ese entonces haremos otra ¿instantánea¿ y la comparación le permitirá al Congreso tomar una decisión informada sobre la eventual ratificación del Tratado, porque vamos por buen camino en el apoyo que hoy se promete incondicional para la reconversión del sector, o bien, las medidas se han quedado, como muchas, en enunciado de buena voluntad y ante la inminencia de la quiebra del sector lechero, El , Congreso de la República estará ante la última oportunidad para evitar una catástrofe social en el campo colombiano.

Son cuatro las medidas obtenidas por la gestión presidencial, dos de ellas del resorte interno del Gobierno y dos corresponden a concesiones logradas con la UE por fuera del texto original del Acuerdo. Las primeras se concretan, de una parte, en el decreto que amplía la fecha de caducidad de la leche en polvo que puede ingresar al país, y de otra, en el Conpes para la reconversión del sector lácteo.

El decreto ya fue expedido y es de suponer que sus efectos se hagan sentir durante el año en curso para toda la leche que se importe de cualquier socio comercial.

El Conpes Lácteo, por su parte, podrá ser un instrumento fundamental de reconversión para corregir los factores que dificultan la competitividad, antes de que el tratado entre en vigencia, siempre y cuando sus acciones estén encauzadas a atender los grandes retos que pesan sobre el sector.

No obstante, sobre el valor instrumental de los documentos Conpes nos asaltan válidas preocupaciones recogidas de la experiencia:

- Pueden terminar siendo documentos meramente indicativos para los actores institucionales, pues no están blindados contra las dificultades presupuestales del Estado, la presión de los grupos de interés que se puedan sentir afectados y, principalmente, contra la debilidad institucional que caracteriza al Estado y les impide alcanzar los resultados buscados. Así ha sucedido con los Conpes 3375 y 3376 de 2005, llamados también Conpes sanitarios, y también con la normatividad expedida sobre producción procesamiento y distribución de carne y leche en el país (Ley 616 de 2007 y Decreto 1500 de 2007), la cual, por las razones expuestas, ha sido objeto de prórrogas sucesivas para su cumplimiento.

- Un Conpes para la reconversión del sector lechero se concentrará en los aspectos meramente productivos, dejando de lado los no menos importantes de las condiciones básicas para el desarrollo, que son o pueden ser objeto de otros documentos de la misma naturaleza en otras instancias del Estado. Pero la competitividad no es una responsabilidad exclusiva del sector productivo, como pretenden sostener algunos medios y columnistas de opinión, que pretenden hacer recaer exclusivamente sobre los productores el reto de la reconversión. Nada más falso. Un ejemplo solamente para ilustrar esta falacia. La situación lamentable de la red vial terciaria es definitiva en los costos de transporte incorporados en el acopio de leche que, además, no son asumidos por la industria sino descontados del precio al ganadero. Ni los años de corrupción y politiquería de Caminos Vecinales, ni la gestión de los municipios que hoy tienen a su cargo su ampliación y mantenimiento, han logrado una solución siquiera aceptable. ¿Qué podría hacer sobre el particular un Conpes para la reconversión del sector lácteo? ¿Qué se podrá lograr en los próximos 15 años?

De cualquier manera, en documento adjunto encontrarán el recuento de los graves problemas estructurales y las grandes asimetrías que pesan sobre los actores de la cadena láctea, para que el honorable Congreso pueda dimensionar los retos que debemos superar en aspectos productivos, de informalidad, de excedentes y, sin duda, de arreglos institucionales que faciliten más y mejores mercados, sin incluir los aspectos de infraestructura y condiciones para el desarrollo, transversales a todos los renglones productivos.

Las otras dos medidas obtenidas directamente por el propio presidente Uribe ante sus homólogos europeos son: la side Ietter (carta adjunta) y los recursos de cooperación. La primera es un documento adjunto que no tiene la fuerza vinculante de lo incorporado en el texto del tratado; sin embargo, hay que reconocer que se trata de una declaración de voluntad política de las partes, que puede tener la suficiente fuerza, ya no vinculante sino moral, para exigir la activación de los mecanismos previstos en la side Ietter en caso de un grave daño a la economía de cualquiera de las partes. Los recursos de cooperación, por su parte, son apoyos directos que tanto la Comunidad Europea como el gobierno de España han puesto a disposición del Gobierno para mejorar la competitividad del pequeño productor lácteo.

Hasta aquí se pueden adelantar algunas conclusiones importantes:

- Tanto la intervención directa del señor presidente como las concesiones otorgadas a él por las más altas autoridades comunitarias, no son otra cosa que un reconocimiento expreso de la mala negociación y, por lo tanto, de la necesidad de corregir, en lo posible, las distorsiones e inequidades que quedaron consagradas en el texto del Acuerdo.

- Las medidas adoptadas por el propio Gobierno refuerzan aún más este reconocimiento, a pesar de las declaraciones en contrario del Ministerio de Comercio. Frente a unas y otras, no se trata de ceder en la posición de Fedegan en defensa de los ganaderos, ni de aceptar o rechazar el acuerdo; se trata de que, cuando entre en vigor, el país pueda estar tranquilo sobre el equilibrio del Tratado, en términos de que habrán oportunidades en ambas vías. Por lo tanto, las medidas serán buenas si, en conjunto, apuntan en la dirección correcta y son implementadas de manera efectiva. De lo contrario, quedarán en simples expresiones de buena voluntad sin capacidad para impedir el desplome del sector y la ruina de miles de compatriotas que son los más pobres entre la pobreza rural.

- Fedegan reitera que no sólo no es enemigo de los tratados comerciales, sino que, por el contrario, considera importante que Colombia avance en la inserción de su economía en un contexto más amplio a nivel internacional. Sin embargo, el TLC con la UE viene a sumarse a otros Tratados de Libre Comercio que han cedido importantes porciones de mercado lácteo a otros actores, sin avanzar en la implementación de la prometida agenda interna ganadera, única forma para capitalizar las oportunidades que brindan este tipo de acuerdos. Lo que no se puede aceptar es que, debido a tales atrasos, se condene a la ganadería a la importación de productos cárnicos y lácteos sin darle siquiera la oportunidad de un intercambio comercial equilibrado.

- Es importante que esta posición fue planteada con claridad en el seno del Consejo Nacional Lácteo, en donde se advertía sobre los riesgos de la posición altamente ofensiva de la UE en la negociación láctea, al tiempo que se definían unas ¿líneas rojas¿, entre las cuales se incluía expresamente la necesidad de preservar el Sistema Andino de Franjas de Precios, SAFP, como mecanismo de protección. Sin embargo, el Gobierno se apartó de la posición del CNL y, entre otros temas, sus negociadores terminaron entregando con inaudita facilidad el SAFP.

A partir de los planteamientos anteriores, permítanme, por consiguiente, algunas reflexiones que ilustran la situación de la cadena láctea colombiana principalmente.

1. Más leche y menos mercados

Gracias a la seguridad democrática, los ganaderos hemos incrementado en 1.700 millones de litros la producción anual frente al comienzo de la presente década. Esa era la promesa de valor de la política...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA