Nociones básicas del acoso laboral - Acoso laboral o mobbing - Libros y Revistas - VLEX 794329933

Nociones básicas del acoso laboral

AutorAdriana Camacho-Ramírez
Páginas11-66
11
Capítulo I
Nociones básicas del acoso laboral
En el presente capítulo expondremos conceptos necesarios y básicos que el
lector debe conocer para abordar la figura del acoso laboral. En primer lugar,
describiremos los orígenes de su estudio y después expondremos la teoría de
Heinz Leymann, doctor en psiquiatría y psicología de la Universidad de Esto-
colmo —el padre del mobbing—; él desarrolló un concepto de acoso laboral
basado en las investigaciones científicas del etólogo y premio nobel Konrad
Lorenz, quien observó cómo un grupo de animales de la misma especie puede
confabularse instintivamente para agredir a otro miembro.
Una vez analizado su origen, veremos el concepto moderno del acoso
laboral según la doctrina más representativa, detallaremos las características,
los derechos fundamentales vulnerados, el daño que se deriva de esas con-
ductas, sus causales, sus tipos, sus diferentes modelos, junto con su medición
y la identificación de las personas más victimizadas por este flagelo.
1. Orígenes del estudio del acoso laboral en el mundo
A continuación describiremos la influencia de las ciencias médicas, la psico-
logía y la psiquiatría en el origen de las investigaciones sobre acoso laboral.
1.1. Posiciones de la etología ante el problema de la agresión
La etología fue una rama de la biología, pero se consideró una ciencia inde-
pendiente a raíz del Premio Nobel de Medicina otorgado a los etólogos Karl
von Frisch (Austria, 1886-1982), Konrad Lorenz (Austria, 1903-1989) y
Nikolaas Tinbergen (La Haya, 1907-1988) “por sus descubrimientos acerca
de la organización y la obtención de los modelos de comportamiento indivi-
dual y social” en 1973.
La noción de etología proviene del griego ethos (costumbre) y logos (estu-
dio, ciencia); es el “estudio científico del carácter y modos de comportamiento
12
Acoso laboral o mobbing
del hombre”.1 Los primeros etólogos fueron más allá de las teorías conduc-
tistas, que explicaban las conductas y los comportamientos en virtud de la
influencia del medioambiente o de otros factores que podían modificar tales
conductas en animales y humanos.2 Para ellos, ciertas pautas eran difícilmente
alterables con el medioambiente ya que provenían de un elemento instintivo,
en general relacionado con la conservación de la especie.3
Konrad Lorenz confirma el argumento de que los organismos exhiben
conductas agresivas incluso en condiciones controladas y que los seres huma-
nos deben contar con medios apropiados de desahogo de estas, por ejemplo, los
deportes de masas o distintas formas de confrontación aceptadas socialmente.4
Tinbergen junto con Lorenz explican el comportamiento como un pro-
ducto del proceso evolutivo, y la agresión en particular como un instinto que res-
ponde a la lucha por la sobrevivencia. Sin embargo, complementa su estudio con
aspectos diferentes al innatismo, como la embriología. Las investigaciones sobre
el significado adaptativo de la eliminación de la cáscara de huevo por la gaviota
reidora común5 pueden considerarse los trabajos fundacionales de Tinbergen
1 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA. Diccionario de la lengua española (22.ª ed.), 2001. Dispo-
nible en: http://www.rae.es
2 John B. Watson es el fundador de la escuela psicológica conductista y publica en 1913 el artículo
“La psicología desde el punto de vista conductista”. Otros conductistas importantes fueron Edward
orndike, Clark Hull, Albert Weiss, Burrhus Skinner y Edward Tolman. En: Psychological Review.
1913. vol. 20, n.º 2, p. 158-177.
3 Un ejemplo claro de que los factores externos no siempre inuyen en los comportamientos es el
experimento realizado por Kruijt, citado por Palacio, con los gallos de pelea. Kruijt crió en aislamiento
a un grupo de gallos de pelea que cuando fueron adultos combatieron a sus semejantes con las pautas
comportamentales típicas de su especie. Sin embargo, si no se les daba ninguna oportunidad de pelear,
lo hacían con su propia cola o atacaban con los espolones su sombra. PALACIO, Roberto. La agresión
y la guerra desde el punto de vista de la etología y la obra de Konrad Lorenz. En: Revista de Estudios
Sociales. 2013. n.º 14, p. 52-62.
4 Ibíd.
5 A partir del estudio de la gaviota reidora común, Tinbergen observó que, justo después del naci-
miento de sus hijos, la madre se aleja por unos minutos del nido y se lleva los cascarones rotos de huevos
que cayeron cerca. Debe haber una razón muy importante, toda vez que ha dejado desprotegidos a sus
crías por aquellos instantes. Tinbergen entonces realizó el experimento de abandonar algunos huevos
enteros en las dunas del desierto y dejar cáscaras vacías en otro lugar. Se demostró que los cuervos y
otros depredadores encuentran más fácilmente las cáscaras rotas ya que su color interno (blanco) es más
visible, mientras que los huevos enteros pueden confundirse con la arena. Esto signica que la gaviota
madre, abandonando el nido y dejando expuestos peligrosamente a sus pequeños, saca más ventaja con
ello que atrayendo sus enemigos con las cáscaras vacías. Véase TINBERGEN, Nikolaas. e origin and
Nociones básicas del acoso laboral
13
y del programa adaptacionista, hoy llamado “ecología comportamental”:6 “Por
una parte, el hombre se asemeja a muchas especies de animales en que pelea
contra su propia especie. Más, entre las miles de especies que pelean, la única
en que esa pelea es desorganizada. El hombre es la única especie que asesina
en masa, el único que no se adapta a su propia sociedad”.7
En el ámbito científico se continúa investigando si la existencia de una
parte de la conducta es innata o adquirida. La mayoría de los estudiosos
actuales coinciden en que la agresividad es hasta cierto punto adaptativa y
hasta cierta parte innata, lo que le permite activarse ante un conflicto y se debe
aprender a controlar.8 Sin embargo, para la época posterior a la Segunda Gue-
rra Mundial, la teoría reinante era aquella que sostenía que la agresividad y la
violencia eran innatas al ser humano; de ahí se despliega la teoría instintivista
de Konrad Lorenz que, a efecto de la presente investigación, sirve como base
para la configuración de la figura del acoso laboral.
1.2. La agresión: teoría del origen instintivo de Konrad Lorenz
La agresividad es inherente al ser humano. Esta idea ha sido apoyada por
numerosas investigaciones sociológicas que estudian los diferentes aspectos
de la conducta humana.9
El etólogo y premio nobel Konrad Zacharias Lorenz, con su libro Sobre
la agresión: el pretendido mal, despertó interés al introducir en los estudios y
los debates sobre la agresión y la violencia las hipótesis y las conclusiones de
evolution of courtship and threat display. En: HUXLEY, J. et ál. (ed.). Evolution as a process. Londres:
Allen & Unwin, 1954. pp. 233-251.
6 CAPONI, Gustavo. La consolidación del programa adaptacionista. En: Scientiae Studia [online].
2011. vol. 9, n.º 4 [citado 1 enero 2017], p. 739-775. Disponible en: http://www.scielo.br/scielo.
php?script=sci_arttext&pid=S167831662011000400002&lng=en&nrm=iso
7 TINBERGEN. Op. cit. Véase también LORENZ, Konrad. Sobre la agresión: el pretendido mal.
Madrid: Siglo  Editores, 1978.
8 ORTEGA, Rosario; REY, Rosario y MORA, Joaquín. Violencia entre iguales. Conceptos y
etiquetas verbales que denen el fenómeno del maltrato entre iguales. En: Revista Interuniversitaria de
Formación del Profesorado [online]. 2001, n.º 41 [citado 5 mayo 2017]. Disponible en: http://www.
redalyc.org/articulo.oa?id=27404107; BANDURA, Albert. Social foundations of thought and action.
Englewood Clis: Prentice Hall, 1986; ZACZYK, Christian. La agresividad: comprenderla y evitarla.
Barcelona: Paidós, 2002.
9 BRANDO, Juan Alejandro. La agresión en el contexto de la etología y la antropología. En: Revista
Ánfora. 2013. vol. 20, n. º 34. p. 166.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba