SENTENCIA de Corte Suprema de Justicia - SALA DE CASACIÓN CIVIL Y AGRARIA nº T 5451822080002019-00036-01 del 20-11-2019 - Jurisprudencia - VLEX 845527153

SENTENCIA de Corte Suprema de Justicia - SALA DE CASACIÓN CIVIL Y AGRARIA nº T 5451822080002019-00036-01 del 20-11-2019

EmisorSALA DE CASACIÓN CIVIL Y AGRARIA
PonenteAROLDO WILSON QUIROZ MONSALVO
Sentido del falloREVOCA CONCEDE TUTELA
Número de sentenciaSTC15776-2019
Tribunal de OrigenTribunal Superior Sala Única de Pamplona
Tipo de procesoACCIÓN DE TUTELA - SEGUNDA INSTANCIA
Número de expedienteT 5451822080002019-00036-01

AROLDO WILSON QUIROZ MONSALVO

Magistrado ponente

STC15776-2019

Radicación n.º 54518-22-08-000-2019-00036-01

(Aprobado en sesión de veinte de noviembre de dos mil diecinueve)

Bogotá, D. C., veinte (20) de noviembre de dos mil diecinueve (2019).

Se decide la impugnación formulada frente al fallo proferido el 3 de octubre de 2019 por la Sala Única del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Pamplona, dentro de la acción de tutela promovida, mediante apoderado judicial, por Edison de Jesús Rojas Arévalo, Clara Inés y Jaime Orlando Rojas Jaimes contra el Juzgado Segundo Promiscuo de Familia de esa ciudad, a cuyo trámite fueron vinculados Rafael Mogollón Rico y al Juzgado Primero Civil Municipal del mismo lugar.

ANTECEDENTES

1. Los promotores reclaman la protección de sus prerrogativas fundamentales al debido proceso, acceso a la administración de justicia, igualdad y propiedad, presuntamente vulneradas por la autoridad judicial accionada.

En consecuencia, solicitan se disponga «anule o se deje sin efectos o se revoque la providencia… de fecha 29 de agosto de 2019»; y «se proceda a reconocerlos como herederos bajo la figura de representación en el sucesorio» (folio 3, cuaderno 1).

2. La queja constitucional se sustenta, en síntesis, en lo siguiente:

2.1. Mediante proveído de 11 de octubre de 2018 el Juzgado Primero Civil Municipal de Pamplona declaró abierto el proceso de sucesión intestada de Enedina Rojas de Mogollón y, entre otras cosas, reconoció personería a Edison Jesús Rojas Arévalo como sobrino de la causante; y en auto de 15 de noviembre siguiente tuvo como interesados a Clara Inés y Jaime Orlando Rojas Jaimes, también en su calidad de sobrinos.

2.2. Posteriormente, con providencia de 9 de mayo de 2019 se reconoció a Rafael Mogollón Rico como heredero en el tercer orden, en su condición de cónyuge sobreviviente de la causante, se desestimó la petición de tenerlo como heredero de mejor derecho y se denegó la exclusión de la sucesión de los sobrinos de esta.

2.3. Tras ser apelada la referida determinación, en auto de 29 de agosto de 2019 el Juzgado Segundo Promiscuo de Familia de Pamplona revocó la decisión de primer grado, reconoció a Rafael Mogollón Rico como heredero de mejor derecho que los señores Edison Jesús Rojas Arévalo, Clara Inés y Jaime Orlando Rojas Jaimes, a quienes excluyó de la sucesión.

2.3. Indicaron los accionantes que concurrieron al proceso en calidad de sobrinos de la causante, en representación, es decir, ocupando el lugar que tenían sus padres, sin embargo, el estrado acusado desconoció la misma y le dio una interpretación condicionada a la norma, en el sentido de que debían existir hermanos vivos para que se aplicara esa figura, por lo que tuvo como único heredero a Rafael Mogollón Rico en su condición de cónyuge sobreviviente.

2.4. Señalaron que el estrado del circuito interpretó la figura de la representación de acuerdo al tenor literal de la norma y no de forma sistemática; que no tuvo en cuenta que el legislador no condicionó su aplicación a la existencia de algún hermano; y que el despacho municipal dictó una decisión ajustada a derecho, en la que dejó claro que la liquidación de la sucesión se haría en el tercer orden hereditario y los sobrinos actuarían en representación de los hermanos de la fallecida.

2.5. Sostuvieron que se desconocieron las pruebas obrantes en el expediente, entre estas, el registro de defunción de sus padres y los de nacimiento de los sobrinos que acreditaban su vocación hereditaria; que le dio una interpretación inadecuada a la norma, lejos de la racionalidad jurídica; que se dejó apreciar la trascendencia y los derechos que tenían para heredar; que la representación en el tercer orden no tiene límites o exigencias; y que se ven «afectados en tener una propiedad a la que tiene derecho toda persona como heredero» (folio 9, cuaderno 1).

LA RESPUESTA DEL ACCIONADO Y VINCULADOS

1. El Juzgado Segundo Promiscuo de Familia de Pamplona indicó que bajo la realidad procesal se determinó que se debía aplicar lo dispuesto en el artículo 1047 del Código Civil, en razón a que se encontraban vacantes el 1º y 2º orden sucesoral; que la norma no da lugar a interpretaciones erradas; que como la difunta no dejó descendientes ni ascendientes, le sucedían sus hermanos y cónyuge, pero como los primeros fallecieron la totalidad de la herencia era del esposo; que en el caso no aplicaba la figura de la representación, pues la normatividad la excluye de forma expresa cuando señala que ante la ausencia de cónyuge, llevarán la herencia los hermanos, y a falta de éstos aquél; que los sobrinos son desplazados al cuarto orden cuando no hay esposo y hermanos; que dicha disposición es clara y debe observarse de forma completa y exacta; que su función es aplicar la norma, pues no admite confusión; que los accionantes no explican cual es la interpretación que debe darse a la norma; y que no transgredió derecho fundamental alguno.

2. Rafael Mogollón Rico señaló que los gestores pasaban por alto el principio de la autonomía judicial; que no indicaban cual era el fundamento legal de sus manifestaciones; que la decisión censurada cuenta con apoyo legal; que la figura de la representación es improcedente, pues solo operaría si alguno de los hermanos sobreviviera; que los peticionarios dieron apertura a la sucesión en el cuarto orden, en una Notaría, ocultando la existencia del cónyuge, por lo que pidió la suspensión del trámite, siendo remitido el expediente al estrado de familia; que existe jurisprudencia sobre el asunto; que no se conculcaron garantías esenciales; y que advertía una actuación temeraria, con abuso del derecho al litigio.

LA SENTENCIA IMPUGNADA

El Tribunal constitucional denegó el amparo al considerar que la interpretación efectuada por el despacho acusado no solo se ceñía al texto literal de la norma sino que era sistemática, pues compaginaba los artículos 1047 y 1051 del Código Civil; que ello es aceptado por parte de la doctrina y le era vedado al juez de tutela la posibilidad de imponer una hermenéutica alterna, pues su labor se limita al control de excesos o arbitrariedades con relevancia constitucional; y que no existe vulneración de las garantías fundamentales.

LA IMPUGNACIÓN

Los accionantes impugnaron la referida determinación reiterando los argumentos expuestos en su escrito inicial y aduciendo que la valoración efectuada fue inadecuada; que no se tuvieron en cuenta las omisiones de la operadora judicial; que ellos pueden heredar en el tercer orden al existir un cónyuge sobreviviente; y que tienen por disposición legal los derechos hereditarios de sus padres, por lo que pueden participar en la sucesión.

CONSIDERACIONES

1. Al tenor del artículo 86 de la Constitución Política, la acción de tutela es un mecanismo singular establecido para la protección inmediata de los derechos fundamentales de las personas, frente a la amenaza o violación que pueda derivarse de la acción u omisión de las autoridades públicas o, en determinadas hipótesis, de los particulares.

Por lineamiento jurisprudencial, este instrumento excepcional no procede respecto de providencias judiciales, salvo que el funcionario adopte una decisión por completo desviada del camino previamente señalado, sin ninguna objetividad, afincado en sus particulares designios, a tal extremo que configure el proceder denominado «vía de hecho», situación frente a la cual se abre paso el amparo para restablecer las garantías esenciales conculcadas siempre y cuando se hayan agotado las vías ordinarias de defensa, dado el carácter subsidiario y residual del resguardo y, por supuesto, se observe el requisito de la inmediatez connatural a su ejercicio.

2. De los elementos de convicción obrantes en las presentes diligencias, se advierte que en auto de 29 de agosto de 2019, el Juzgado Segundo Promiscuo de Familia de Pamplona, al resolver la alzada presentada frente al auto que denegó el reconocimiento de heredero de mejor derecho de la causante Enedina Rojas de Mogollón, consideró que:

…Corresponde entonces establecer si el señor RAFAEL MOGOLLÓN RICO, contrario a lo decidido por la Juez de primera instancia debe ser reconocido como heredero de mejor derecho de la causante ENEDINA ROJAS DE MOGOLLÓN en su condición de cónyuge sobreviviente, que lo habilita dentro del tercer orden sucesoral, excluyendo como tal a los señores CLARA INÉS y JAIME ORLANDO ROJAS JAIMES y EDISON JESÚS ROJAS ARÉVALO por no operar en este evento la figura de la representación, tras no existir ningún hermano de la causante que concurra personalmente a reclamar la herencia y los habilite para ello.

Sea lo primero resaltar que tratándose de una sucesión intestada, deben observarse las reglas previstas en el artículo 1037 y siguientes del Código Civil, para el caso concreto: "ARTICULO 1041.

Una característica general de los órdenes hereditarios es que son excluyentes entre sí; es decir, a pesar de que existen varias personas con vocación hereditaria, que se...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR