SENTENCIA de Corte Suprema de Justicia - SALA DE DESCONGESTIÓN LABORAL N.º 3 nº 73436 del 20-01-2021 - Jurisprudencia - VLEX 874132257

SENTENCIA de Corte Suprema de Justicia - SALA DE DESCONGESTIÓN LABORAL N.º 3 nº 73436 del 20-01-2021

EmisorSALA DE DESCONGESTIÓN LABORAL N.º 3
PonenteJORGE PRADA SÁNCHEZ
Sentido del falloCASA PARCIALMENTE / FALLO DE INSTANCIA - CONFIRMA TOTALMENTE
Número de expediente73436
Tribunal de OrigenTribunal Superior Sala Laboral de Bogotá
Tipo de procesoRECURSO DE CASACIÓN
Número de sentenciaSL094-2021
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

J.P.S.

Magistrado ponente

SL094-2021

Radicación n.° 73436

Acta 1

Estudiado, discutido y aprobado en Sala virtual.

Bogotá, D.C., veinte (20) de enero de dos mil veintiuno (2021).

La Sala decide el recurso de casación interpuesto por D.L.M. contra la sentencia proferida el 23 de septiembre de 2015, por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá D.C., en el proceso que instauró en contra de RECEBERA VISTA HERMOSA GARCÍA TRIANA & CIA S.A.S.

I. ANTECEDENTES

D.L.M. llamó a juicio a la empresa Recebera Vista Hermosa G.T. & CIA S.A.S., para que se declarara la existencia de un contrato de trabajo, desde el 7 de junio de 2011 hasta el 30 de septiembre de 2013.

Pidió se declarara que la accionada fue responsable del accidente de trabajo que sufrió, de suerte que debía ser condenada a pagarle daños y perjuicios materiales ($158.205.810), morales por la invalidez generada y fisiológicos; intereses de mora y costas del proceso (fls. 2 - 19).

Anotó que se vinculó con Recebera Vista Hermosa G.T. & CIA S.A.S., a través de contratos de trabajo a término fijo, ejecutados entre el 7 de junio de 2011 y el 6 de junio de 2013 y desde el 11 de junio al 30 de septiembre de 2013. Que conducía una volqueta doble troque, en la que transportaba material desde los sitios de corte hasta las «zarandas y trituradoras»; debía descargar el material, ayudar a bajar la transmisión y cambiar llantas. Que devengaba un promedio de $977.271 mensuales.

Informó que el 19 de diciembre de 2011, realizó un viaje con piedra y, para descargar el material, se estacionó y levantó el volco del vehículo. Al detectar que la carga se atascó y no podía ser retirada, descendió del automotor por el lado izquierdo, movió la compuerta y una piedra cayó y le golpeó la cara, lo que le hizo perder el equilibrio y caer de una altura de 5 a 7 metros; sufrió una «avulsión de ojo y fractura de la diáfisis de la tibia».

Indicó que, al inicio del vínculo contractual, el empleador no le dio inducción, ni información sobre los peligros existentes en la ejecución del trabajo para el cual fue contratado; que para el momento en que ocurrió el siniestro, no existía procedimiento específico para descargar el material de las volquetas, ni una matriz de calificación de factores de riesgo; tampoco, había jefe de seguridad industrial y no existía brigada de emergencia.

Expuso que la Junta Nacional de Calificación dictaminó una pérdida de capacidad laboral del 53.38%, con fecha de estructuración 19 de diciembre de 2011. Que Suramericana S.A. le reconoció pensión de invalidez, a partir del 7 de octubre de 2012.

Manifestó que para la fecha del accidente tenía 30 años de edad, es padre y responde económicamente por la familia; sus hijos se han visto moralmente afectados, pues no pueden compartir con su padre de la misma manera que lo hacían antes del suceso.

La convocada a juicio se opuso a las pretensiones y propuso las excepciones de cobro de lo debido, buena fe y prescripción. Aceptó la modalidad contractual, los extremos temporales, el cargo, haber afiliado al actor al sistema de seguridad social integral; que el vínculo laboral finalizó en virtud del reconocimiento a la pensión de vejez, y que en el momento en que ocurrió el accidente, el promotor del juicio se encontraba en el ejercicio de sus funciones (fls. 161-179, 195-198).

Negó la existencia de culpa en el accidente de trabajo, que se originó en la impericia, imprudencia y culpa del empleado, dado que en ese momento, no portaba los elementos de protección y seguridad industrial y realizaba actividades ajenas a sus funciones. Sobre lo demás, dijo que no le constaba.

  1. SENTENCIA DE PRIMERA INSTANCIA

El Juzgado Séptimo Laboral del Circuito de Bogotá D.C., mediante fallo del 2 de septiembre de 2015 (fl. 312 Cd), resolvió:

PRIMERO: DECLARAR que entre el señor D.L.M. y la empresa RECEBERA VISTA HERMOSA GARCÍA TRIANA & CIA SAS existió una relación laboral desde el 7 de junio de 2011 hasta el 30 de septiembre de 2013.

SEGUNDO: DECLARAR que el señor D.L.M. sufrió un accidente de trabajo en las instalaciones de la empresa demandada el 9 de septiembre de 2011 teniendo como empleadora a la demandada y que esta tuvo responsabilidad plena y ordinaria en la ocurrencia del accidente sufrido en la fecha indicada por lo cual está obligada a reparar los perjuicios materiales y morales.

TERCERO: Como consecuencia de lo anterior se dispone condenar a RECEBERA VISTA HERMOSA GARCÍA TRIANA & CIA SAS, a pagar al demandante D.L.M., dentro de los cinco (5) días siguientes a la ejecutoria del presente fallo, los valores y conceptos siguientes:

Por PERJUICIOS MATERIALES: $243.625.302

Por PERJUICIOS MORALES AL DEMANDANTE: CINCUENTA SALARIOS MÍNIMOS LEGALES MENSUALES VIGENTES.

Y a los MENORES J.D.L.Y.N.L.P. A CADA UNO LA SUMA DE QUINCE SALARIOS MÍNIMOS LEGALES MENSUALES VIGENTES AL MOMENTO DEL PAGO.

CUARTO: ABSOLVER A LA DEMANDADA DE LAS DEMÁS PRETENSIONES INCOADAS EN SU CONTRA.

QUINTO: EXCEPCIONES se declaran no probadas las excepciones propuestas.

SEXTO: COSTAS. Lo serán a cargo de la parte demandada RECEBERA VISTA HERMOSA GARCÍA TRIANA & CIA SAS. Y las agencias en derecho se tasan en el 20% de la condena impuesta.

  1. SENTENCIA DE SEGUNDA INSTANCIA

Al resolver la apelación de las partes, el Tribunal revocó la sentencia de primer nivel y absolvió a la demandada de todas las pretensiones (fls. 321 Cd 322 -335).

En perspectiva de resolver el problema jurídico que se propuso analizar, estimó no controversial que entre el actor y la accionada existió una relación laboral entre el 7 de junio de 2011 y el 6 de junio de 2013, en que el trabajador devengó $889.000 mensuales por la labor de conductor que ejecutó, ni que sufrió un accidente de trabajo el 19 de diciembre de 2011.

Dedujo que el trabajador transportó una carga «a la trituradora» y, cuando llegó al lugar, estacionó en reversa e intentó descargar el material sin lograrlo, toda vez que unas piedras se atascaron; que al intentar removerlas, una de ellas le cayó encima, golpeándolo y haciéndole caer al vacío.

Tras reproducir el artículo 216 del Código Sustantivo del Trabajo y apartes de la sentencia CSJ SL, 2 abr. 2014, rad. 41405, anunció que bajo ese horizonte analizaría el acervo probatorio, especialmente la copia de la historia clínica del demandante (fls. 38-101); el dictamen de pérdida de capacidad laboral del 50.76%, estructurada el 3 de julio de 2012, proferido por la ARL el 22 de septiembre de 2012, (fls. 102-104); la evaluación funcional (fl. 105); la comunicación de Sura sobre reconocimiento de la pensión de invalidez, a partir del 7 de octubre de 2012 (fl. 107); el dictamen de la Junta Regional de Calificación, en el que se reconoce una pérdida de capacidad laboral del 53.36%, estructurada el 19 de diciembre de 2011 (fls. 110-117); el dictamen de la Junta Nacional de Calificación, en el que se confirma la decisión de la regional (fls. 119-121); los registros civiles de nacimiento de los hijos menores del actor (fls. 135-137); los formatos de capacitación de 6 de agosto y 17 de septiembre de 2011 (fls. 180-181), las planillas de entrega de dotación (fls. 182-187), la certificación expedida por el jefe de mantenimiento de la accionada, donde hace constar el estado del vehículo que conducía el demandante (fl. 189) y su hoja de vida (fls. 190-192), la investigación del accidente de trabajo; las recomendaciones suministradas por la ARL a la demandada (fls. 258-264); la copia de la historia ocupacional del actor y los desprendibles de nómina (fls. 1–66 C.. 2).

Memoró que en el interrogatorio de parte que rindió, el representante legal de la demandada expuso que el día del accidente, el vehículo que conducía el trabajador estaba en buen estado y no presentaba fallas; que el trabajador descendió del carro sin casco y que si el volco hubiera estado nivelado, no se hubiera presentado la situación que ocurrió; que con anterioridad al accidente, la ARL había ido a la compañía y no hizo ninguna recomendación.

De igual forma, acotó que en su declaración, el actor expresó que el 19 de diciembre de 2011, llevó el vehículo que conducía a la «tolva de la trituradora», subió el volco pero el material no se descargó, por lo que lo bajó y sacó la volqueta en varias oportunidades para que «el material aflojara», sin obtener éxito; que dejó el volco «a medio subir», se bajó del automotor por el costado izquierdo y comenzó a empujar con la pierna la compuerta para que la carga aflojara y bajara; que una piedra...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR