Cuando el sentimiento y la musica se encuentran. La praxis sonoro-emocional en las marchas de protesta en la Ciudad de Mexico 2015-2018/When Feeling and Music Meet. Sound and Emotional Praxis in the Protest Marches in Mexico City 2015-2018/Quando o sentimento e a musica se encontram. A praxis sonoro-emocional nas marchas de protesto na Cidade do Mexico 2015-2018. - Vol. 31 Núm. 2, Julio 2019 - Revista Desafíos - Libros y Revistas - VLEX 801679009

Cuando el sentimiento y la musica se encuentran. La praxis sonoro-emocional en las marchas de protesta en la Ciudad de Mexico 2015-2018/When Feeling and Music Meet. Sound and Emotional Praxis in the Protest Marches in Mexico City 2015-2018/Quando o sentimento e a musica se encontram. A praxis sonoro-emocional nas marchas de protesto na Cidade do Mexico 2015-2018.

AutorSevilla, Alan Edmundo Granados
Páginas63(33)

Introduccion

La musica y otras expresiones sonoras (como las consignas cantadas, (1) los gritos y los ruidos) son formas elementales de accion colectiva centrales (2) en las marchas de protesta (Schweingruber & McPhail, 1999). A traves del sonido los actores colectivos (contingentes de manifestantes) construyen marcos interpretativos, expresan su identidad colectiva y edifican una presencia espacial y temporal. Ademas de estas funciones politico-culturales, es evidente que el sonido se relaciona con las emociones. Por medio de las consignas cantadas y algunos generos musicales liricos, los marcos interpretativos (Benford & Snow, 2000) son coloreados con emociones que dan sentido a las demandas y orientaciones culturales de los actores colectivos. De esta manera, un contingente de musicos canta "Estamos hasta la madre de esta guerra sin sentido", para cuestionar la estrategia de combate al narcotrafico inaugurada por Felipe Calderon en el sexenio 2006-2012. La musica y otros sonidos llaman a las armas y promueven estados emocionales necesarios para el sostenimiento de la accion colectiva: esto es visible en los gestos de alegria y el baile de los manifestantes que acompanan a los ensambles de musica a lo largo de la movilizacion; por otra parte, la musica puede convertirse en un medio fundamental para la expresion del enojo y la indignacion en los movimientos sociales contemporaneos, esto es audible, por ejemplo, en una comparsa de musicos y bailarines que entona Desapariciones de Ruben Blades para interpelar al gobierno mexicano por la desaparicion de los 43 estudiantes normalistas de Guerrero.

A pesar de que hay un creciente numero de investigaciones--realizadas desde los campos de la psicologia, la sociologia y la musicologia--que analizan las relaciones entre musica y respuestas emocionales, los cambios fisiologicos que producen ciertas estructuras sonoras, las emociones musicales y la configuracion de un dominio expresivo particular vinculado con la afectividad y el sonido, en la mayor parte de los estudios de la accion colectiva se ha soslayado aquello que ocurre en la interseccion de la musica (praxis sonora), las emociones y la marcha de protesta.

Aunque la musica es un inductor de emociones y estados afectivos (Panksepp, 1995), y la marcha de protesta se caracteriza por la utilizacion masiva de distintas formas sonoro-expresivas, se sabe poco del trabajo emocional que se realiza mediante la sonoridad musical y no musical; esta situacion nos ha llevado a plantear las siguientes preguntas de investigacion: ?que tipo de emociones se expresan a traves de las dimensiones lirica y acustica de la musica y otras expresiones sonoras como las consignas cantadas?, y ?de que manera los manifestantes utilizan la musica y otros sonidos en la construccion de un entorno afectivo adecuado para el llamado a las armas, el desarrollo de la marcha y las expresiones de valor, unidad, numeros y compromiso?

En este articulo presentamos los resultados de un acercamiento etnografico a once marchas de protesta multisectoriales (3) efectuadas entre 2015 y 2018, en la Ciudad de Mexico (Mexico), con la finalidad de explorar las articulaciones del sonido, entendido como un conjunto de practicas, saberes y conocimientos y materiales sonoros, con distintas dimensiones de la protesta. En este texto nos centramos en la relacion de la musica con las emociones, sin dejar de lado elementos contextuales, la praxis cognitiva y la identidad colectiva.

A traves de un procedimiento que denominamos escucha antropologica, nos aproximamos a la relacion de la musica y la consigna con el trabajo o praxis emocional. (4) Por medio de miniaturas etnograficas, aportamos elementos para discutir en torno a las siguientes relaciones: a) el papel de las consignas cantadas en la definicion de un marco interpretativo que depende, en alguna medida, de la expresion de emociones colectivas; b) el papel de las consignas cantadas en la expresion de afectos colectivos; c) el papel de la musica en la creacion de un marco afectivo que sostiene el animo de los manifestantes, llama a las armas e interpela a los espectadores de la marcha; y d) la contribucion de la musica al enmarcado cognitivo que se realiza mediante generos liricos como el son jarocho. (5)

Conceptualmente, la investigacion parte de la nocion de praxis sonora de Araujo (2013) y Araujo y el Grupo Musicultura (2010), y del enfoque constructivista de las emociones (Hochschild, 1979; Jasper, 1998; Taylor & Rupp, 2002). Ambos enfoques restituyen la agencialidad de los sujetos sobre el sonido y las emociones. Estas conceptualizaciones colocan al sonido y las emociones en el repertorio de los recursos expresivos, esteticos y corporales que contribuyen con los distintos propositos de la movilizacion, desde los abiertamente politicos, como la delimitacion de antagonistas y la expresion del programa de lucha, hasta los predominantemente culturales, como la construccion publica de la identidad y la externalizacion de las orientaciones culturales del movimiento.

En la primera seccion del articulo, proponemos un marco interpretativo de la relacion musica-emociones-protesta basado en los conceptos de trabajo emocional, praxis sonora y los hallazgos de las investigaciones psicologicas en musica y emociones. En la segunda seccion, presentamos casos etnograficos que ilustran las distintas funciones emocionales que se realizan a traves de las consignas cantadas. En la tercera seccion se exponen las contribuciones de la musica al enmarcado emocional y la dinamizacion de los afectos en la protesta.

Primera parte. Emociones musicales y trabajo emocional en la accion colectiva

Aunque la literatura que analiza las funciones de las emociones en los movimientos sociales es un campo en expansion, apenas hay algunas investigaciones que tratan de responder a la pregunta que anima este articulo: ?que relaciones se establecen entre la praxis sonora y el trabajo emocional que realizan los actores colectivos durante las marchas de protesta? Brown (2016) se acerco a las protestas antinucleares en Japon, de 2011, bajo la premisa de que la musica contribuye a la creacion de una atmosfera afectiva, que permite a los manifestantes explorar su subjetividad e individualidad. En la misma linea de indagacion, Manabe (2013) exploro las formas en que las corporaciones de tambores (drum corps) construyeron vinculos sociales y abrieron espacios de participacion politica en el movimiento antinuclear japones de 2011. Brown y Pickerill (2009) consideran que los ensambles de instrumentos, como las batucadas, son fundamentales en la intensificacion de los afectos derivados de la protesta y la experimentacion del espacio publico. Por otra parte, al rememorar el papel del ensamble de percusiones Infernal Noise Brigade (6) (INB) en el movimiento altermundista de finales de los noventa, Grey Filastine estima que estas agrupaciones funcionaron como aceleradores sociales y culturales (Bhagat, 2003), que catalizaron la accion colectiva durante la protesta.

La aparente falta de investigaciones no debe oscurecer el hecho de que existen dos referentes importantes para estudiar la relacion musica-trabajo emocional en el marco de las marchas: los estudios psicologicos sobre musica y emociones, y las investigaciones de las emociones en la accion colectiva. Otro elemento adicional son las investigaciones que se centran en los repertorios de accion colectiva, en particular las que analizan las marchas de protesta.

De la extensa literatura sobre emociones y musica (7)recuperamos algunos hallazgos empiricos y teoricos que orientaron nuestra recoleccion y analisis de los sonidos derivados de la protesta. En primer lugar, la musica genera reacciones emocionales en las personas (Meyer, 1956) que afectan distintos niveles de la corporalidad y la subjetividad humana. Las emociones musicales poseen componentes discursivos (Gomez & Danuser, 2007; Meyer, 1956; Sloboda, 1991), como las expresiones verbales, respuestas fisiologicas automaticas (Gomez & Danuser, 2007; Krumhansl, 1997; Sloboda, 1991; Panksepp, 1995), reacciones de base corporal no observables (escalofrios y el nudo en la garganta) (Panksepp, 1995) y expresiones faciales y corporales como las sonrisas.

En segundo lugar, un individuo es capaz de identificar las emociones expresadas por la musica y realizar juicios consistentes con las apreciaciones formuladas por otras personas (Cunningham & Sterling, 1988; Krumhansl, 1997; Panksepp, 1995). En tercer lugar, la musica genera o induce emociones que no estan directamente presentes en el discurso sonoro. En cuarto lugar, las diferentes estructuras musicales (ritmicas, melodicas o armonicas) generan respuestas emocionales particulares (Gabrielsson & Juslin, 1996; Gomez & Danuser, 2007; Sloboda, 1991). En las culturas occidentalizadas cada emocion posee un perfil sonico particular (Gabrielsson & Juslin, 1996).

En quinto lugar, las emociones que se experimentan frente a la musica son de un tipo particular, claramente diferenciable de otras respuestas afectivas. Estas emociones musicales son cualitativamente distintas y no se pueden reducir a las emociones basicas. (8) No se orientan directamente a la adaptacion al entorno o la conservacion de la vida (Zentner, 2010); en la mayoria de los casos, la descarga motora que acompana otro tipo de emociones es inexistente (Krumhansl, 1997; Meyer, 1956); se originan en el contexto de una pieza u ocasion musical; finalmente, no se pueden describir con las etiquetas proporcionadas por la teoria de las emociones basicas (alegria, tristeza, enojo, miedo y disgusto). En sexto lugar, los sujetos utilizan activamente la musica como un modulador de las emociones y los estados de animo (DeNora, 2004; Schafer & Sedlmeier, 2010; Sharman & Dingle, 2015). Esto supone mayor control sobre la respuesta emocional de lo que reconoce el modelo de las emociones basicas.

El segundo nucleo teorico que nos ha permitido analizar la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR