Política Agraria, agricultura campesina y reducción de la pobreza rural en Colombia 1950-2010 - Política Agraria y Postración del Campesinado en Colombia - Libros y Revistas - VLEX 705599581

Política Agraria, agricultura campesina y reducción de la pobreza rural en Colombia 1950-2010

AutorArco Ricardo Jiménez Solano
Páginas211-308
Capítulo III
Política Agraria, agricultura
campesina y reducción de la
pobreza rural en Colombia
1950-2010
212
Arco Ricardo Jiménez Solano Política agraria y postración del campesinado en Colombia
Precisiones conceptuales sobre la
Política Agraria
La política agraria en unión con las demás políticas sectoriales constituyen
un subconjunto fundamental de las políticas públicas socio-económicas
del Estado. Este acervo de políticas son instrumentos manipulados por
los gobiernos en procura de objetivos determinados, articulados mediante
un diseño estratégico que trata de hacerlas coherentes y solidarias en
sus efectos. Todos los países utilizan este conjunto de procedimientos
de política de orden monetario, fiscal, cambiario y comercial, así como
las políticas sectoriales, empeñados en conquistar el ensanche de sus
aparatos productivos y el desarrollo social.233
Se considera en el marco de esta investigación que las políticas públicas, sea
cual sea su carácter y contenido, no representan un producto neutro o ingenuo
que definen las instituciones o los protagonistas políticos determinantes,
encaminadas necesariamente hacia la procura del bienestar colectivo de
la sociedad y su desarrollo integral. Muy por el contrario, las políticas son
la síntesis de complejas luchas de interés que traban estratégicamente los
sujetos individuales o grupales de poder que actúan dentro del sistema
político institucional, orientados a preservar o fortalecer su dominio y
privilegios dentro de una estructura social determinada. Las políticas públicas
son la síntesis de complejas y repetidamente descarnadas confrontaciones
sociales, en cuyo curso no participan exclusivamente agentes vinculados
al dominio de lo estatal, del gobierno o de la burocracia administrativa,
sino que por el contrario, en cada una de sus fases afloran e intervienen
numerosos actores de diverso orden, que por su acción colectiva y su fuerza,
buscan afectar e incidir en el devenir fáctico y el sentido valorativo de la
política. En esencia, estos actores y sus prácticas, luchan insistentes por la
cristalización de sus intereses en la formulación y aplicación de la política.
233 Una interesante aproximación a los fundamentos constitucionales y el subsecuente cuerpo
normativo de la politica sectorial agraria del final del siglo XX puede consultarse en: León, Sicard T.
y Palacios, Lozano M.T. Editores. Incorporación de Consideraciones de Biodiversidad en la Política
Sectorial Agropecuaria. Instituto de Estudios Ambientales de la Universidad Nacional de Colombia.
Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Bogotá. 2010.
Capítulo 3 213
Capítulo 3. Política Agraria, agricultura campesina y reduccion
de la pobreza rural en Colombia 1950 - 1980
La política pública se revela entonces, no como un conjunto
programático de decisiones y acciones asumidas a priori de manera
racional y coherente, con unos objetivos claramente formulados por
una instancia administrativa omnipotente y omnisapiente, y con un
itinerario preestablecido y diáfano exento de incertidumbres, que se
esfuerza incansable por el bien común y el interés general. Dicha
formulación equívoca halla sus raíces en una cierta corriente de la
Ciencia Administrativa de larga monta en Europa que sacraliza al Estado
como égida del bienestar colectivo, y sataniza la Sociedad Civil, como
encarnación del egoísmo y el interés particular.
Tampoco puede considerarse la política pública como el producto
tecnocrático de agentes insertos en el aparato administrativo, quienes
haciendo uso de un conocimiento vasto y especializado, realizan un
diagnóstico de la realidad problemática y dilucidan un piélago de
acciones estratégicas para remediarlo. Tampoco puede ser reducida a
la transferencia lineal de los intereses políticos del gobierno de turno,
quienes determinarían en solitario los acentos y su curso. Si bien la
definición substancial de las políticas acorde a un marco de intereses
específico es el privilegio –relativo- de los gobernantes -obtenido
mediante la victoria en la disputa electoral dentro de un escenario
democrático representativo- no se puede desconocer –algo que las
anteriores interpretaciones hacen- los juegos de poder (dominación,
resistencia y negociación) que afectan el curso de cualquier política
pública, en donde intervienen sujetos exógenos y endógenos al gobierno
y al aparato estatal, venidos de cualquier dimensión del quehacer
humano, para quienes el contenido y las acciones que se desprendan de
la política, resultan cruciales porque afectan sus valores, aspiraciones
e intereses. El poder –económico, político, religioso, moral carismático,
militar, o de movilización social- en manos de estos sujetos determinará
finalmente su capacidad de incidir en los objetivos y la praxis que
determine la política.
La política agraria comparte el espíritu febril común a las políticas
públicas e involucra el conjunto de instrumentos típicos mediante los

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR